Nuestra Casa

Lugar y encuentro de los segovianos

Nuestra historia

¡Cuántos años!,
y parece que fue ayer….

Desde 1982, este emblemático restaurante ha sido lugar de encuentro y celebración. El trabajo en equipo y la atención personal de la familia, hacen que sea un referente gastronómico para los segovianos y los visitantes de todos los continentes, entre ellos personajes populares de la política, la cultura, la ciencia o los medios de comunicación, tanto nacionales como extranjeros.

El establecimiento, situado en pleno recinto histórico de Segovia, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, reinventa el estilo castellano dentro de una decoración que a la par que su cocina, trata de conjugar el ambiente tradicional con un claro aporte creativo y actual.

El prestigio de esta casa se mantiene día a día con la dedicación de José María Ruiz y como directora general su hija Rocío Ruiz, además de una amplia plantilla de profesionales que ofrecen un trato personalizado a los clientes. Actualmente el restaurante «José María» cuenta con un equipo de más de 100 trabajadores que cubren todos los departamentos: cocina, sala, barra, limpieza, mantenimiento y administración

Con unas instalaciones en constante renovación, cuenta con ocho salones comedores (espacios singulares, como les gusta denominarlos), un mesón de recepción, dos cocinas individuales, fogones, cuartos fríos y cuatro hornos de asar.

Desde 1982, este emblemático restaurante ha sido lugar de encuentro y celebración. El trabajo en equipo y la atención personal de la familia, hacen que sea un referente gastronómico para los segovianos y los visitantes de todos los continentes, entre ellos personajes populares de la política, la cultura, la ciencia o los medios de comunicación, tanto nacionales como extranjeros.

El establecimiento, situado en pleno recinto histórico de Segovia, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, reinventa el estilo castellano dentro de una decoración que a la par que su cocina, trata de conjugar el ambiente tradicional con un claro aporte creativo y actual.

El prestigio de esta casa se mantiene día a día con la dedicación de José María Ruiz y como directora general su hija Rocío Ruiz, además de una amplia plantilla de profesionales que ofrecen un trato personalizado a los clientes. Actualmente el restaurante «José María» cuenta con un equipo de más de 100 trabajadores que cubren todos los departamentos: cocina, sala, barra, limpieza, mantenimiento y administración

Con unas instalaciones en constante renovación, cuenta con ocho salones comedores (espacios singulares, como les gusta denominarlos), un mesón de recepción, dos cocinas individuales, fogones, cuartos fríos y cuatro hornos de asar.

Todos sus salones están acondicionados de materiales para la absorción acústica, eliminando la reverberación y el ruido, y haciendo de ésta casa un lugar acústica y estéticamente confortable.

Además, el restaurante José María da un paso más en su reconocimiento como referente turístico, y se convierte en un espacio cardioprotegido por y para la salud de todos sus clientes y trabajadores, al incorporar un desfibrilador DOC en sus instalaciones

Actualmente, el restaurante es considerado por críticos y gourmets como un clásico de la cocina segoviana, continuador y a su vez innovador en la riqueza turística gastronómica que Segovia atesora

SALONES

Nuestros espacios Singulares

Con unas instalaciones en constante renovación, cuenta con ocho salones-comedores –espacios singulares como les gusta denominarlos—, un mesón-bar de recepción, dos cocinas individuales, fogones, cuartos fríos y cuatro hornos de asar.

Reina Isabel

Este comedor es el más entrañable de la casa ya que aquí empezó todo hace más de treinta años, ostenta el nombre de Reina Isabel, conmemorando su coronación.

MÁS INFORMACIÓN...

Cuenta con una capacidad para 80 personas, acomodadas en un entorno con sabor netamente castellano, con diferentes obras artísticas que reflejan los usos y costumbres tradicionales segovianas.

Como curiosidad cabe destacar las dos colecciones de la Real Fábrica de Cristales de La Granja de San Ildefonso que se encuentran en sendas vitrinas, una de ellas la denominada «Reproducciones históricas» que contiene una colección de frascas, garrafillas, licoreras y decantadores de los siglos XVII, XIX y XX.

Se trata de piezas de vidrio al plomo elaboradas utilizando la tradicional técnica de soplado con caña. La que lleva por nombre «Regalos reales» muestra las cristalerías realizadas para obsequiar a sus Altezas Reales con motivo de sus enlaces matrimoniales. Sus piezas están grabadas a la rueda y talladas con motivos inspirados en el arte de los lapidarios y los repertorios originales conservados en el Museo de la Real Fábrica.

Recientemente, se ha expuesto un mural en homenaje al “Cochinillo asado”, producto estrella de esta casa y de la gastronomía segoviana, el cual preside el salón y destaca por su exclusivo diseño y originalidad.

 

Al Buen Yantar

Bajo un colosal arco carpanel se extiende este comedor y sus paredes rinde homenaje a todas las tierras de España.

MÁS INFORMACIÓN...

La chimenea convierte en un cálido refugio este singular espacio en los meses del invierno segoviano. Al fondo del comedor se distingue una viga sustentada con modillones de estilo románico, que alberga enseres propios de la ganadería de nuestra tierra. En definitiva, se trata de un cómodo ambiente donde disfrutar del «buen yantar» que brinda nuestra variada gastronomía.

Arcipreste de Hita

Este pequeño rincón del restaurante, que recibe su nombre en recuerdo a Juan Ruiz, Arcipreste de Hita.

MÁS INFORMACIÓN...

Un lugar de encuentro informal y desenfadado para disfrutar de gran variedad de raciones y tostas. Nuestro comedor cuenta con capacidad para 60 comensales y resulta ideal para reuniones familiares.

Grande es la huella que deja Segovia en la obra del Arcipreste:  Somosierra, el Puerto de Lozoya, el de Malangosto, Sotosalbos, Valdevacas (“mi lugar amado”, escribe Juan Ruiz), Riofrío, Ferreros (Otero de Herreros), Venta Cornejo, Puerto de la Fuenfría, Valsaín, Campo Azálvaro (en El Espinar) y la capital con su “serpiente groya” metáfora alusiva al acueducto segoviano.

Y grande es también el repaso que Juan Ruiz hace por la rica gastronomía castellana, presente en numerosas estrofas de su obra, donde se hace especial mención a sus carnes, sus panes, sus quesos, sus vinos y sus postres.

Este comedor representa nuestro sencillo homenaje al autor de una obra fundamental para entender el alma del hombre de la Edad Media.

Biblioteca del Gourmet

Este pequeño y exclusivo comedor con una capacidad para 12 personas, resulta el lugar ideal para comidas de empresa y celebraciones familiares.

MÁS INFORMACIÓN...

Está decorado con una pequeña librería castellana con vidrieras emplomadas que contienen libros sobre gastronomía y enología. También es el lugar donde se conserva el Libro de Oro del restaurante, en él se recogen las entrañables palabras que nos quieren dedicar las diversas personalidades que nos brindan el honor de visitar nuestra casa.

El Altar del Vino

Los característicos arcos de estilo mudéjar jalonan este comedor, es el lugar de las grandes celebraciones, con una capacidad para 100 personas.

MÁS INFORMACIÓN...

Sus muros cuentan con un magnífico zócalo de azulejería talaverana, sobre el cual discurre una pequeña muestra de las dedicatorias de los más ilustres personajes del Libro de Oro del restaurante, pertenecientes al mundo de la cultura, la política, la comunicación, el arte. En nuestra pequeña «sacristía» se encuentran en lugar de honor las firmas de la Familia Real.

A la entrada, tras un arco de piedra caliza de marcado estilo románico se pueden contemplar las botellas pertenecientes a las añadas excepcionales del relicario, una auténtica joya para los amantes y coleccionistas de vinos exclusivos, que podrán disfrutar en su visita al restaurante.

Cuesta de las Liebres

Este es uno de los tres comedores de ambiente actual, fruto de la más reciente recuperación de nuevos espacios del restaurante.

MÁS INFORMACIÓN...

Cuenta con una capacidad para 30 personas y al igual que el «Altar del Vino» en sus paredes se pueden contemplar algunas de las firmas de nuestro Libro de Oro.

Se pueden destacar dos piezas de interiorismo con un carácter especial:

Por un lado, el mural escultórico realizado con 1200 corchos de las bodegas de las denominaciones de origen más relevantes a nivel mundial. Se trata de una visión poética de los campos castellanos utilizando elementos y desubicándolos de su entorno habitual, que se sustenta sobre tierra traída expresamente de la finca de Pago de Carraovejas. Fue seleccionado en el premio Letra Roland al Mejor elemento de Rotulación de Interiorismo Estable en el año 2010.

La otra pieza es un espectacular botellero de cristal que contiene una singular muestra de todos los vinos que se elaboran en nuestra bodega: Crianza, Reserva, El Anejón de la Cuesta de las Liebres y Cuesta de las Liebres.

El Anejón

Este recoleto rincón con capacidad para 28 personas es un homenaje muy especial a «El Anejón de la Cuesta de las Liebres» de la finca y bodega Pago de Carraovejas, de la que José María Ruiz como propietario, celebra el 25 aniversario de la primera plantación sacando al mercado este nuevo vino y nombrando a este salón con el mismo nombre.

MÁS INFORMACIÓN...

La luz de la candileja que recorre su friso superior dota de singularidad este pequeño comedor con capacidad para 28 personas y en el que podrán disfrutar de sus creativos más novedosos y como no, de toda la gastronomía segoviana con la personalidad y el carácter propio de este emblemático restaurante.

 

Ossian

Se trata de un entorno marcadamente minimalista y dedicado a la última adquisición de la familia “Ossian, Vinos y Vides” bodega situada en la provincia de Segovia.  

La luz de este espacio se tamiza a través de sus pequeños vanos cuadrados creando un clima realmente acogedor con el alistonado de roble de sus paredes. Todas sus cristaleras están matizadas con bosquejos de uvas realizados en oro y burdeos.

MÁS INFORMACIÓN...

Este salón ha sido acondicionado acústica y digitalmente para celebración de reuniones familiares, desayunos y encuentros de empresa, networking…siendo su capacidad máxima para 18 personas.

Nuestro Mesón

«El descanso de Juan Pacheco», es donde se da la bienvenida a los comensales, quienes, animados por el gran ambiente que reina siempre en este espacio, aprovechan para abrir boca con aperitivos variados y ricas y suculentas tapas que son acompañadas con el exclusivo vino de la casa, «Pago de Carraovejas Autor», convirtiendo al restaurante José María en el lugar de referencia a la hora del típico “tapeo” segoviano.

MÁS INFORMACIÓN...

En el año 2019, se llevaron a cabo obras de remodelación y acondicionamiento, destacando un espectacular esgrafiado segoviano realizado por Pablo Arévalo y la adquisición de una colección de lámparas fabricadas a mano por los maestros vidrieros de la Real Fábrica de cristales de la Granja.

¿Conoce a nuestro presidente José María Ruiz?

En su biografía podrá conocerle un poco más.

CLOSE
CLOSE

Pin It on Pinterest

0